Los Indispensables: almohada y cachorrito

Este es "Cachorrito" el indispensable de mi hijo.

Esta es la famosa almohada,la indispensable de mi hija.


Mi hija no puede dormir si no es abrazada a esta almohada. Pero la almohada no es lo fundamental. El relleno ha sido cambiado numerosas veces. Es una pequeña almohada de cuna.

Lo que ella realmente necesita es el tacto de la funda de la almohada. Es de un juego de cuna que cosió mi madre para mi, hace 37 años, con un algodón de tal calidad que ya no existe. Por más que he tratado de cambiar la funda y usar otras, siempre llora y no se calma hasta que le pongo ésta.



Pues bien, esta funda de almohada  se ha convertido en su indispensable. Ha acompañado a mi hija en todos los momentos importantes de su vida, en todos sus viajes, ha cruzado España en coche, a estado en hoteles, casas de familiares, guardería, colegio... En fin, hasta la resonancia magnética craneal se la hicieron abrazada a su almohada. Ahora ya acepta ir a la calle sin ella, lo mismo que el chupete. Pero cuando llega la hora de dormir," tete y amoaa", no se despista ni un día, por muy cansada que esté.

Mi hijo  tampoco se queda corto, duerme con un número bastante grande de peluches en su cama y todos tienen nombre. Antes de acostarse mira a ver si le falta alguno. Pero como ya es mayor accede a dormir aunque alguno no esté, eso sí, se preocupa por si les ha pasado algo.Jajaja.



Pero mi hijo no puede vivir sin Cachorrito: al igual que la almohada, Cachorrito a visitado toda España. Y no quiero imaginar los lloros si alguna vez se extravía... En fin que vaya dos hijos maniáticos que tengo.

5 comentarios:

Cuca dijo...

Todos tenemos nuestras manías... Pero tus niños tienen unas manías muuuuuuuuuy dulces. Un besitopara ellos y otro para ti

Alan comparte con Gloria lo del sueño,él tambien duerme destapado por mas que haga mucho frio y me río sola porque tambien paseo su almohada por todos lados!! Con la diferencia que se la come,le encanta masticar la goma espuma pero la comida le da arcadas.
Que lindo lo que te pasó con la manzana,me he dado cuenta que éstos chicos se enganchan con cosas así y cuando menos nos lo imaginamos nos sorprenden...un beso

Esther dijo...

De maniaticos nada, cada uno tenemos nuestra manias, eso si ten cuidado de no perderlo. Recuerdo una vez que mi sobrina perdio a Mify su osito en un hotel y al final consiguio que se lo enviaran por Seur, estaba en la lavanderia entre las sabanas.

Besos

anabel dijo...

Ese apego les da también seguridad, y es común en casi todos los niños. Si por Erik fuera, se iría a dormir con sus "tuberías".
Besotes.

Isabel dijo...

Pues si, le da mucha seguridad. Ginés iba con su sabanita, como él la llama, a todas partes, ya la deja en casa, y yo se la escondo, porque si no va a todo los sitios con ella, jajaj, con lo grande que esta. Yo me aprovecho de ella, cuando era bebe y se ponia a llorar, se la daba y ya no había niño, a veces hoy en día todavía lo hago, me aprovecho en esos momentos dificiles.
Mi Rafa, tenia que dormir con su Bebe, como él dice es un muñeco que se ilumina y canta nana.
Estos niños son tremendos. Un besitos para la familia.