Un pequeño susto.La angustia de no poder explicarle qué ocurre.

Mi hija estaba en la habitación de jugar. Fué a coger algo y calculó mal. Se le cayó encima una pizarra magnética, y le golpeó en la boca.

Se oyó un gran golpe, y cuando fuimos a mirar tenía sangre en el labio, y un buen hinchazón.

Ella desesperada llorando, se trataba de secar la sangre con la manga del pijama. Cuanto más se frotaba más sangraba.

Sentí mucha impotencia. En estos momentos sólo puedo usar la fuerza para contenerla, y cada vez ella tiene más y yo menos. Entre su padre y yo, la pudimos agarrar, y por la fuerza le puse hielo en la boca para que no se inflamara más y dejara de sangrar.

Cualquier otro niño llora, pero puede entender que lo que estás haciendo es para curarle. Mi hijo  es muy nervioso, pero aún así, es capáz de entender que tienes que hacerle algo molesto como poner hielo o apretar una herida para curarle.

Pero ella no entiende nada, entra en pánico, grita, da patadas, corre despavorida por la casa buscando dónde esconderse, grita "Cocorro aucilio" (una ecolalia que aprendió en unos dibujos animados y utiliza en cualquier ocasión en la que se siente agobiada)

Crece y crece pero sigue teniendo estas conductas. ¿Cómo haré cuando tenga que ir al dentista, o no quiero pensar nada peor? Me da tanta pena ver y sentir su angustia, su miedo, y todo es porque no comprende lo que está pasando. Es el miedo más puro en su cara.

Tengo un nudo en el estómago... y al final no ha sido nada, ha cenado y todo. Eso sí, parece que se ha puesto colágeno en el labio de arriba, pobrecita mi niña, tiene unos morritos...

6 comentarios:

Isabel dijo...

Pobrecita Eva, como le tuvo que doler. y tu lo pasarias fatal. Estas cosas no hace pensar mucho, y nos venimos un poquito abajo. No te preocupes, veras que cuando tengas que llevarla al dentista, ya sera más mayorcita, y tu sabras explicarles las cosas de antemano, no como ahora que ha sido de sorpresa´. Besitos.

Fernando dijo...

Hola, a Cristina le pasaba lo mismo, cuando sangraba. Lo que hacía era taparse la herida con cualquier trapo para no verla. Y no dejaba que la tocásemos. se podía pasar días con el trapo puesto sobre la herida.
Claro que en la boca es más difícil.
A cristina le enseñamos que las tiritas también sirven para tapar y ahora cuando se hace una herida se pone menos nerviosa. Seguro que con el tiempo vosotras también encontráis algo que la tranquilice.
Saludos

anabel dijo...

Pobrecita, qué mal rato ha pasado.
Como bien dices, no entienden qué pasa. Por eso, es muy recomendable trabajar la causalidad, es decir la acción causa-efecto.
Nosotros lo trabajamos primero con situaciones del día a día, del tipo:
tener sed - beber
tener hambre - comer
tener sueño - ir a dormir
llueve - botas de goma, etc.
Para luego pasar a trabajarlo con tarjetas e ir utilizando situaciones más abstractas:
el niño llora - tiene pupa
hay una herida - sale sangre
sale sangre en la herida - se pone hielo
(por ejemplo)
Con Erik nos ha funcionado muy bien. Son ideas que igual te sirven.
Besotes.

Eva, en mi blog, a la derecha, tienes un protocolo Sanitario.De aplicación en Galicia, pero puedes ver lo que tienes que pedir.
En fin, nos matan a sustos.
En cuanto a los pictos, uso los del portal aragones de la comunicación. En su web puedes prepararlos, incluso hacer frases, pero yo monto todo con photoshop, soy muy maniática jejeje.
http://www.catedu.es/arasaac/
Saludos,
Esther

Hola Eva, lo de anticipar lo que va a ocurrir es bueno para ellos. Unos amigos lo que hacen es que en las terapias que asiste el niño le hacen simulacro de lo que va a ocurrir, por ejemplo ya han trabajado la visitas a su pediatra de tal forma que ya no hace falta que le agarren los dos para que el medico le vea , tambien han trabajado lo de sacar sangre y otras mil cosas asi que cuando va a uno de estos sitios el niño ya sabe lo que va a pasar y por eso no es para el un mal rato.
Un abrazo
Carmen
La direccion de blog de estos amigos es:
http://haciaelmodelodeladiversidad.blogspot.com/

Arnaldo dijo...

Que susto Eva y uno que no puede evitar alarmarse, sangre es sangre, y te pasa igual que a mi: me siento mal obligandole por la fuerza, me ha tocado obligarle a cepillarse para que pueda tomar la costumbre y a cada rato a obligarle a tomar la medicina, lo de ponerle hielo lo tolera un poco, pero es lo mismo, llanto y no quiere que le toques con el hielo.

Betzabe