Un día más... y seguimos.

Bueno ayer hice una entrada un poco triste. Es que no siempre acompañan los ánimos.
Estas semanas estamos haciendo mucho esfuerzo por diferentes frentes.

Por una parte la lucha diaria. Gloria está algo más nerviosa de lo habitual, más rebelde, con algunos problemas de conducta y eso exige mucho esfuerzo extra.

Por otro lado seguimos en nuestra implicación por la defensa de los derechos de las personas con diversidad funcional, y en lo que podemos estamos ayudando con nuestros envios de emails, a través del blog Inclusión en el Pacto Educativo, al igual que en el grupo abierto de facebook, cuyos enlaces están en la columna.

Gloria ha estado enferma la semana pasada, y de nuevo está resfriada esta semana. Son enfermedades leves, sin ninguna importancia, pero ese malestar que siente hace que se ponga mucho más nerviosa, y todo se convierta en una lucha.
No quiere vestirse, no quiere comer, no quiere ir al cole... Se pelea con su hermano porque ella quiere hacer siempre lo que desea en cada momento. Le cuesta mucho compartir y guardar el turno. Estos días está especialmente irritable.

En el colegio me han comentado que también está algo más nerviosa de lo habitual. En realidad todos coincidimos.

Se aisla más y se introduce en sus rutinas, habla sola, da vueltas...

Esta tarde sin embargo estuvo jugando en el parque . Hubo una pelea entre ella y otro niño. Se pegaron uno al otro. Pero cuando su padre le dijo "Gloria no se pega", ella se controló y le dijo al niño: NO SE PEGA. En realidad no tiene ninguna importancia, tan pronto se pegan como se están dando besos, pero lo realmente bueno es que ella supo controlar la conducta y además reconocer que no es la adecuada.

Como véis su nivel de comprensión aumenta y también su personalidad se va formando. Tiene sus gustos y lucha con su hermano para imponerlos.Están todo el día peleándose, uno quiere jugar a una cosa, otro a otra, uno quiere ver unos dibujos, ella quiere ver otros...

A la vez siento que su afectividad se va desarrollando muchísimo y su nivel de comunicación aumenta, por eso está tan alterada, porque ha aprendido a pedir, a hacerse entender, y está usando todo ese lenguaje para comunicarse. Aunque todavía no lo hace de una manera relajada, y tiene demasiados bloqueos cuando se le dice NO, o se le altera lo que ella tiene previsto que va a ocurrir.

Seguimos trabajando. Con ilusión por los avances, emoción por las aventuras que nos quedan por vivir, y ganas de vivir esta experiencia. Eso si... con muuuuucho muuuchhooooo cansancio.

Gracias a todos los que me habéis dado mensajes de ánimo. No me gusta ser pesimista en el blog, ni transmitir ideas negativas, al contrario. Pero tampoco debemos negar la realidad. Hay momentos duros, como todo en esta vida.

A ver si voy tomando ritmo y hago alguna entrada de las mias, contando ocurrencias de mi hijo Diego, y subiendo el ánimo al personal, que falta hace...

Por cierto ya hemos firmado la petición de Inclusión en el Pacto Educativo más de 3000 personas. Muchas gracias!!! Seguimos recopilando firmas:

http://www.efirmas.com/2488871/index.html

8 comentarios:

Hola Eva, ante todo, mucho animo y fuerza!!!! Cuando los niños se enferman, aunque sea leve, suelen ponerse mas irritables que de costumbre, eso implica un esfuerzo extra, lo mismo con la parte conductual; no todos los días son rosas!!! Existen los días grises e incluso negros, pero todo pasa, lo cierto es que cansancio es una palabra clave en nuestras vidas, por eso te comprendo en todo, ademas, la lucha por los derechos de nuestros hijos tambien nos resta fuerza.
Adelante!!! Un abrazote fuerte desde Buenos Aires!!!

Ay Eva, con eso de que hablamos fuera del blog no había pasado por aquí y no había leido siquiera la entrada anterior.
Deseo, NOS deseo un día que podamos disfrutar de avances y de descanso al mismo tiempo, hay veces que el hecho de ver un avance supone no solo la satisfacción sino estar alerta de lo que implica.
Estoy deseando leerte sobre Diego y sobre el "mucho más" del título de tu blog. Porque no solo hay autismo, y me lo paso pipa cuando nos cuentas ocurrencias de los dos fieras.

Sabes que soy reticente a visitar blogs ultimamente pero intentaré no perderme tanto.
Un beso "pichurri" ;)

Ea Eva, PO-DE-MOS!!

sarah dijo...

Hola Eva, es normal el cansancio con tantas cosas. Quizá sea lo más difícil de llevar, porque por otro lado también sucede que los grandes progresos llegan después de los momentos más "alterados", incluso tú hablas de ellos tan positivamente en esta entrada.
Cuídate !! abrazos!

Marina dijo...

Eva, me gustó el título, es una forma de decir que la vida continúa, y nosotros, disfrutando de ella, más allá de cualquier cosa. Muchos besos!!!

Ignacio dijo...

Mi hijo tiene dos años y tiene autismo y si te puedo asegurar que de cansancio se bastante hay momentos que me iría donde nadie me encontrara se pasa el día llorando y saltando y demanda mi atención. el no toma medicación porque dice la siquiatra que no la necesita porque no se agrede y yo tampoco quiero darle, pero hay momentos que no puedo mas, ademas tengo dos hijos mas, pre adolescentes. ayer y hoy han sido días de locos pero no queda otra que seguir. solo las mamas sabemos lo que sufrimos. a mi me gusta creer que al final del camino vamos a ver la luz. un beso y animo. me llamo angela

Eva, te comprendo a la perfeccion, hay dias en que me siento la "super mami" que nada me derrota y me vence, pero hay veces que siento que todo esto me supera, y me asusto mucho, y lloro, me deprimo y no se por donde empezar.

Se lo que estas pasando, deseo de todo corazon que los momentos buenos superen a los malos.

Gloria es una linda, tan hermosa, me sorprendio mucho lo que cuentas de la lectura.

Animo !, no nos rendiremos nunca, aunque aveces estemos tan cansadas, creo que este cansansio mortal ya forma parte de nuestras vidas.

Un beso a mi princesita Gloria y a su hermanito.

Georgina.

maria gloria dijo...

Me parece bueno que Gloria este formando su personalidad eso es un gran adelanto que ella decida que pelicula ver es buenisimo, fuerza Eva, muchos besitos a las dos