Un día de Mayo en Sierra Nevada.

Al finalizar la temporada en la estación de Sierra Nevada, se puede ir con más tranquilidad a pasar un día en la nieve, con los niños, con la única finalidad de tirarnos en simples trineos improvisados, o colchonetas. La estación de Sierra Nevada está a dos horas de casa. Lo suficiente cerca como para ir en el día y disfrutar de la nieve.

Tenemos mucha suerte. Hay personas que nos rodean que cuentan con nosotros en sus planes y siempre nos han apoyado, desde el primer día que expliqué en el parque  qué le ocurría a mi hija.

Y me llevé una gran sorpresa. El tema no les era ajeno (hay más niños en nuestro entorno con este problema), y me dieron su promesa de que contaban con nosotros como con cualquier otra familia.

Al principio piensas que ese tipo de frases, son de compromiso, se dicen por decir. Pero cuando pasa el tiempo, te das cuenta que no, que se dicen de verdad y te lo demuestran.

Son muchos días de parque, de piscina, de playa, de paseos en bicicleta, de salidas al campo... en todos esos días se dan situaciones que cualquier otro valoraría como incómodas, o desagradables. Y sin embargo nunca nos hacen sentir de esa manera. Siempre actúan con naturalidad, y ayudan en todo lo que pueden. Jamás una mirada de pena, o de desagrado. Siempre palabras de ánimo, y de tranquilidad.

Convivir con mi hija no es sencillo, para ellos hubiera sido más fácil no invitarnos a los cumpleaños, no incluirnos en sus planes. Pero lo que prometieron , lo cumplieron con creces y desde entonces cuentan con ella y con nuestra familia como una más.

Sus hijos son los "damnificados"  (ya que más de una dos y tres veces se llevan la peor parte de las rabietas, malestares u obsesiones propias de ella.) Entre todos nos educamos, como podemos y buenamente sabemos, y tratamos de convivir, de aprender, de respetarnos.

Intentamos ayudarnos mutuamente , que no es poco, aunque quizá yo no pueda darles a esas mamis, tanto como ellas me dan a mi, pero si la vida me da la oportunidad de poder demostrarles lo mucho que valoro su amistad, no les quedará duda de que me tendrán incondicionalmente.

No sólo mi hija se beneficia del afecto y el cariño de nuestros amigos, nos beneficiamos toda la familia, pues muchos días gracias a sus planes, a sus impulsos, hacemos cosas con ellos, que sólos no podríamos hacer. Son un empuje y un apoyo para nosotros.


Se que esto no podrá ser siempre asi, que llegará un momento en que los niños no quieran estar junto a mi hija, que haya rechazos o diferencias, porque es normal. Pero nos queda a todos la conciencia tranquila de que ella está disfrutando entre iguales como cualquier otra niña, eso sí,"a su manera".

Y yo tengo la esperanza de que para ellos, el haber convivido con ella, también les aporte mucho como personas, y en el futuro sean defensores de lo que sus padres les han inculcado: que todos somos merecedores del afecto, y la ayuda de los demás, y que en la vida se está para lo bueno, lo malo y lo regular. Y que para divertirse, sólo hace falta querer pasar un buen rato y proponérselo.

7 comentarios:

Luis Tejero dijo...

Eva, te felicito por tener a estos amigos tan generosos y comprensivos. Ellos también tienen la suerte de tenerte como amiga y estoy seguro de que procuraras siempre prestarles tu ayuda si la necesitaran. En definitiva la amistad es algo mas que buen rollito, es necesario saber aguantar los inconvenientes que se puedan presentar y sobre todo apoyarse unos en otros. Ojala todos pudieran decir lo mismo de sus amistades, pero no todo el mundo se implica de la misma manera. Nosotros, afortunadamente también podemos presumir de tener algunos buenos amigos incondicionales, que con verdadera paciencia y cariño aguantan nuestros sows allí donde vamos.

Hola buenas noches.
Me neternece leeros, tengo una nieta celiaca y lucho tambien como vosotros por la integracion de este coelctivo, en cualalquier aspecto de la sociedad....
Dia a dia van aumentando los diagnosticos de la enfermedad celiaca, empezamos aver el fruto ( aun queda mucho) del trabajo realizado.
Un abrazo con todo cariño
sonia

Eva tienes mucha suerte, nosotros no contamos con el apoyo y comprensión que tenéis por parte de vuestro entorno. Ni por parte de la familia de mi marido, y los amigos han volado convenientemente, a pesar de que tienen niños pequeños. Yo tengo familia que es así estaría todo el dia colchoneta arriba y abajo, pero están en Valladolid. Los días que comparto con ellos sí estoy así de arropada, así que te entiendo perfectamente.
Un beso
Esther

sarah dijo...

Gloria, el vídeo es emocionante! He reído y disfrutado con ustedes esa bajada memorable!
Te felicito por tener estos amigos! es muy importante no sentirse solos, y tanto! Disfrútalo a tope!
Te mando muchos besos!

Me reí mucho con el vídeo y con la súper mami y la que da impulso desde delente de la colchoneta roja, jajaja.

Pero me he alegrado tanto leyendo tu entrada. Y estoy segura que tu familia aporta muchísimo a toda la pandilla.

Un beso grande

Cristina dijo...

Qué bien,Eva,me alegro un montón,guardalos como oro en paño.Yo,hoy dia,mi mayor apoyo és una compañera de trabajo con la que hablaba mucho,pues estabamos su máquina y la mia juntas y al compartir 8 horas...cuando me ocurrió lo de Natalia se acercó más a mi y me dio su amistad sincera...hoy és mi mejor amiga y casi una hermana...me ha apoyado más que mis hermanas y mi familia,que desgraciadamente no entienden lo de Natalia.Mi madre vive a diez minutos de casa y viene a verla 1 vez al mes y mis hermanas se han comportado como si Natalia en lugar de autismo tuviera gripe...nunca me he sentido apoyada por mi familia...sí, por la familia de mi marido,sin ellos creo que hubiera caido en una profunda depresión...me he llegado a sentir muy sola,tanto,que creo que jamás perdonaré a mi familia el dolor tan inmenso que me han echo sentir.

hoptoys dijo...

Buenas tardes Eva,
te he enviado un mail, me encanta tu blog y tus artículos y me preguntaba si estarías interesada en escribir algunos para el nuestro:
http://blog.hoptoys.es
Estoy buscando contenido para informar, ayudar y animar nuestras familias. De hecho, aprovecho para lanzar un llamamiento a los que podrían ser interesados en colaborar con nosotros.
espero vuestras impresiones,
saludos
Amany