Esta vez La Cenicienta...

Llevo muchos días apartada del blog. El comienzo del curso, unas tardes todavía muy calurosas que podemos aprovechar para pasear, ir al parque o en bicicleta, y las terapias de  mi hija por las tardes 3 veces en semana, me quitan mucho tiempo. Pronto llegarán las tardes de invierno, y las noches tan largas, asi tendremos tiempo de contar aquí,todos los avances, los programas que estamos elaborando y trabajando con ella y en general un poco de nuestro día a día.

El curso ha comenzado muy bien,  está avanzando mucho tanto en sus conductas como en su autocontrol. Guarda mucho mejor los turnos, no se frustra tan rápido, trata de autocontrolarse, y si tiene lugar una conducta inadecuada ella misma en poco tiempo la reconoce y nos dice " yo quiero portarme bien, quiero ser buena..."

No lanzo las campanas al vuelo, porque sé de sobra que los avances en el espectro autista tienen también retrocesos, y que si bien ahora estamos en una buena época de conducta,sin trastornos de sueño y una gran interacción con todos nosotros, eso no quiere decir que en cualquier momento, pueda haber algún cambio y comenzar de nuevo las conductas inapropiadas, los problemas de sueño...

Ahora mismo la gran batalla sigue siendo la comida. Probar alimentos nuevos es todavía un reto para ella. Tras todo el verano, hemos consolidado la pasta y el arroz blanco siempre que vayan con salsa de tomate, y alguna carne sin rebozo, acompañada también con salsa de tomate (por ejemplo hamburguesas o albóndigas). También están consolidadas las salchichas aunque debemos quitarles la piel. Parece imposible, pero detecta aunque sea un sólo milímetro de piel en cualquier salchicha.

También ha incorporado a su dieta las natillas de chocolate y la tarta de chocolate o de fresa. Es bastante golosa, suele animarse a probar cosas que relaciona con dulces y que ve en anuncios de televisión.

Un día en la tienda, con enorme ilusión nos pidió que le compráramos gelatina de naranja.Supongo que lo habrá visto en algún libro o en la televisión. Llegó a casa y se dispuso a tomar su postre, con una sonrisa enorme.
Pero desgraciadamente probó una cucharada y empezó a llorar... le dió un asco terrible, no soportó ni la textura ni el sabor. Y lloraba con un gran disgusto, porque ella tenía mucha ilusión porque aquello le gustara, y se había llevado una gran decepción.

La tortilla de patata, y la tortilla francesa no están consolidadas todavía. Se toma algún trozo, pero con enormes protestas, y casi siempre se descontrola ante estas comidas.

Y el resto sigue esperando. Ni frutas, ni verduras,ni legumbres (salvo pasadas en papilla o purés y cremas), y nada de carne o pescado sin rebozo.

Tampoco podemos con el Jamón cocido, ni con el huevo frito, ni arroces o paellas, ensaladas... bueno en fin si pienso la cantidad de cosas que no come todavía la que me puedo poner a llorar soy yo. Prefiero ver lo que hemos conseguido ya, que nos ha costado todo un verano de sudores, y ha variado un poco más su dieta.

Hemos tenido avances en el lenguaje y  en la comprensión oral, cómo puede participar en algunas conversaciones, o de qué manera ha aprendido a explicar algunas cosas que le suceden.
Ya no está tan incomunicada, pues no sólo ha adquirido lenguaje y comprensión, sino que está aprendiendo a usarlo para comunicar y describir cosas que le han sucedido, o desea. Todo un trabajo de muchos meses usando las evocaciones e historias sociales con pictogramas, que ahora ha generalizado. A pesar de sus avances todavía no siente la necesidad de contar cosas, salvo en situaciones que ella considera muy interesantes... Su capacidad comunicativa es todavía muy restringida y queda mucho por trabajar. Pero es hermoso ver cómo te pide cosas, cómo juega con nosotros, cómo actúa, como se explica e intenta dirigirnos...

Por cierto, ya sabemos qué significa la frase de "estamos en catorce".
Ella lee el libro de Cenicienta, un libro de la editorial Susaeta que lleva pictogramas intercalados entre las palabras. Tiene varios tanto en casa como en el colegio. Los lee una y otra vez, sobre todo en la cama antes de dormir.
Pues bien, en este libro hay una frase que dice: "El rey tiene el placer de invitar a todas las muchachas casaderas al gran baile que se celebrará en palacio EL PRÓXIMO DÍA 14 en honor de su hijo Alberto que cumplirá 24 años".


"ESTAMOS EN 14"... y nosotros no sabíamos qué quería decir con esa frase que repite cada vez que representa el cuento. Pues ya lo sabemos.

Estamos en 14 sustituye a decir: hoy es el día del baile. 

6 comentarios:

Elisabeth dijo...

ME HAS SORPRENDIDO!!!!

QUE PRINCESA MAS LINDA Y COMO SUELTA EL ZAPATO DE CRISTAL, JAJAJA, QUE ARRRTE!!!!AHHH!!DIEGO ES UN PRINCIPE FANTÁSTICO, AUNQUE UN POCO TRAVIESO JAJAJJA COMO LA HACE RABIAR....

UN BESOTE DESDE AQUI AL LADO, SEVILLA!!!

Guapísima, no puedo ver el video estoy pasando el fin de semana en Madrid y te leo desde el movil, pero estoy deseando verlo.
Siempre estamos con las similitudes pero lo que escribes de Diego me recuerda mucho a Belén. Que ricura de niño.
Me alegro de corazón con todos los progresos de Gloria, que podáis estar mas tranquilos disfrutando de los niño.
Un beso muy fuerte!!!

Rosio dijo...

Lei la entrada ayer pero no pude ver el video. Asi que hoy me di un tiempo para verlo y lo disfrute de principio a fin, se nota sus avances en lenguaje, en comprensión y sobre todo lo bien que la pasa con Diego.
Cariños,
Rosio

Aaaayyyyyyyyyy! poooobre Diego que no se sabe el cuento ! a quien se le ocurre besarrr!

Precioso el vídeo.
Respecto a lo de la tarta.... Quique es supergoloso!!!
Un abrazo amiga.
Bsos. C.

Amaya dijo...

Me quedo loca con las cosas de Gloria!! Cómo juega!! Está clarísimo que todo lo que dice y hace tiene un sentido, la cuestión es tener la paciencia para encontrarlo. Me he quedado impactada con lo de 14!! Te mereces un premio por descubrirlo!! jajaja Un besote grande para los super actores del cuento y esa "peazo" directora!!