En mi familia hay autismo... y mucho más: por ejemplo monstruos!!!!





Por tercer año hemos celebrado Halloween haciendo una fiesta infantil con los niños del vecindario.
La primera vez que acudimos a esta fiesta, Gloria estuvo en el parque infantil, sin interactuar con ningún niño, observando los disfraces sin inmutarse, y sólo permitió ponerse un sombrero de bruja que yo llevaba puesto. Todos ibamos disfrazados , pero ella no parecía percatarse de ello, se comportó como cualquier otro día, subir al tobogán, corretear sola por el parque y poco más.

El año pasado ya fue diferente.Se decidió a disfrazarse de bruja, y pasó "un poco de miedo" al darse cuenta de que los disfraces de la gente eran terroríficos. Recuerdo su cara de horror cuando vio a un niño con un falso cuchillo en la cabeza. Eso fue una señal muy buena, ya que sentir miedo de cosas que "asustan" es una muestra de normalización social.

Este año, se ha completado casi totalmente ese proceso de normalización.
Días antes de la fiesta, le fui mostrando fotos de los años anteriores para recordarle que se acercaba esa fiesta. Le mostraba los niños disfrazados.

En el colegio también hablan de Halloween, y pintan calabazas o murciélagos, por lo que se refuerza la idea.

Fuimos unos días antes de la fiesta al hipermercado donde estaban todas las cosas de venta para Halloween, y elegimos unas decoraciones de fieltro para la casa: calabazas naranjas, murciélagos negros y fantasmas muy graciosos para colgar de los pomos de las puertas.

También comparmos algunas "chuches" y dos calabazas de plástico con asa, para rellenarlas con caramelos.

Después nos dirigimos hacia los disfraces, y mi sorpresa fue enorme cuando vi a Gloria acercarse y coger un disfraz rojo y negro de bruja. Me dijo que quería disfrazarse de bruja otra vez (el del año pasado le quedaba minúsculo). Compré el disfraz por 10 euros y me dispuse a celebrar un Halloween diferente.

El domingo 31 amaneció un día ventoso, no se podía estar en la calle por lo desapacible y hasta peligroso. Pero por lo menos no había lluvia.

Bajamos al parque infantil, donde todos los niños estaban disfrazados, y comenzó la fiesta. Pero debido al viento, la merienda que otros años hacemos en el parque se tuvo que aplazar, y tras unas fotos, decidimos un plan alternativo y novedoso: ir a pedir caramelos por las casas.

Así fue como una veintena de niños menores de 10 años acompañados de un grupo de adultos disfrazados, se dedicaron al menos dos horas a recorrer escaleras arriba y abajo los distintos bloques de la urbanización, llamando a las puertas y cantando:
"Halloween, Halloween, quiero dulces para mi, si no hay dulces para mi, que te crezca la nariz."

Quien tenía el valor de abrir su puerta se encontraba de frente a veinte calabazas vacías pidiendo caramelos a gritos.

Después nos despedíamos con Gracias!!! Gracias!!! Gracias!!!

Hubo muchas puertas en las que nos abrieron personas disfrazadas: una bruja, dos vampiros con un bebé vampiro, un Jocker... pero lo más impresionante fue un fantasma de casi dos metros jajajajajajaja, nuestro vecino sacó buen partido a la sábana vieja de pintar :)

Al principio Gloria no tenía ni idea de qué íbamos a hacer ni cómo. Yo tampoco tenía previsto nada para explicárselo porque no sabía que ese era el plan improvisado de la tarde.

Pero Gloria suele ir con los demás niños, si ve que suena a divertido y a chuches. Asi que a pesar de sus dudas, y no saber exactamente qué iba a pasar, se lanzó tras el grupo de vampiros, brujas, muertos vivientes y demás monstruos pequeños...

A la segunda puerta ya estaba diciendo: ¡Me lo estoy pasando guay!!!!

Jamás había escuchado a Gloria decir esa expresión, supongo que lo escuchó de algún otro niño. Y efectivamente al igual que su hermano, se lo estaba pasando en grande.

Se rió con el fantasma, lloró delante de una casa en la que no pusieron chuche en su calabaza porque no había caramelos para todos, y corrió pasillo arriba para coger un buen sitio en la siguiente puerta... Vamos como si hubiera estado toda su vida celebrando esta fiesta.

Se aprendió la canción a la segunda vez, y la cantaba a voz en grito.


De todo esto sólo me queda decir, que ya estoy temblando con las Navidades, porque ESTA VA A SER LA PRIMERA NAVIDAD DE GLORIA EN LO QUE A RITUALES SE REFIERE. Gloria ya entiende que Papá Noel y los Reyes Magos traen regalos por las noches a los niños que se portan bien. Hasta ahora no tenía ni idea de qué era eso ni le interesaba para nada. Al contrario le incomodaba. Pero este año... nos esperan unas Navidades muy muy intensas. Al día siguiente de Halloween, miró su calendario y dijo: Es Noviembre y luego es Diciembre, ya casi es otra vez Navidad!!!

Este año me parece que nos toca aguantar a pie de cabalgata, gritando al Rey Mago de turno, el juguete estrella que nos toque pedir... Y si nada lo impide, allí estaremos.

Diego tendrá que colaborar, porque él ya no es creyente... ;-)

6 comentarios:

Rosio dijo...

Que foto para mas monstruosa.
Que lindo que Gloria ya este disfrutando de las fiestas, porque finalmente esas festividades son para ellos.
Cariños,
Rosio

Ja,ja,ja...el titulo, lo mejor ! Me da tanta gusto saber que Gloria ya disfruta de todas estas cositas, que aunque parezcan sencillas, son parte de la vida de un niño.

Amaya dijo...

Pero qué guapos aún de monstruitos total!! jajaja Cómo me alegro de que Gloria empiece a disfrutar con esta fiesta, que aunque importada es de lo más divertida para los niños. Seguro que el año que viene te sorprenderá aún más!!

Ay calla Amaya, no me hables de importaciones, que aquí se reivindica el origen celta, y se celebra samain...manda webos...

Graciela dijo...

Pensar que me hice un dibujo con mi cara, mi hija mayor saltó ¡hay mami!!! si te viera Eva! hay que miedito me entra! jajaja

Me alegro que Gloria haya disfrutado, iremos tirando ideas de lo que tiene que pedir para Navidad y Reyes...jujuju a preparar el dinero!

mariagloria dijo...

Preciosa la familia monstruo1!! que lindo Eva verles a todos disfrazos me imagino que Gloria le encanta los disfraces aqui Jazmin vive poniendose uno y otro, muchos besitos