Navidad, Papá Noel, y la resaca.



Llegamos a las 2 de la mañana a casa. Los niños por supuesto se quedaron dormidos enseguida. Nosotros tuvimos que empaquetar algunos regalitos, cosas de dejarlo todo para el último día.

A las 8 de la mañana, mis pequeños ya estaban en pie.



Y había regalos, porque han sido muy buenos. Todos hemos sido buenísimos.

Tras abrir todos los regalos, poner pilas, probar juegos y demás cosas normales de un día Navideño, y llegó la hora de comer.

Por la tarde, todos estábamos agotados, y nos quedamos dormidos(excepto Diego que veía una película), relajados después de tantas emociones.

Al día siguiente comenzaríamos los preparativos para viajar al Norte de España. A pasar el resto de las fiestas en casa de los otros abuelos.

1 comentarios:

menudas caras de flipe jejej