El cambio de hora.

Tras el cambio de hora, las tardes se hacen más cortas y a las 6 p.m. ya es de noche.
A mi personalmente no me gusta el cambio de hora, las noches más cortas, la falta de luz... Sin embargo siempre hay personas afortunadas que pueden encontrar belleza en todas las cosas.

Hoy cuando salíamos de la terapia mi hija dijo: ¡Ya es de noche!

Y lejos de quejarse sonrió.

Y entonces empezó a decir que le gustaba mucho la noche.

Me gusta la noche porque por la noche las farolas brillan.

Me gusta la noche porque por la noche se "abren" las Ferias.

Me gusta alguna gente que camina por la noche.

Me gusta la noche porque por la noche hay fuegos artificiales.




Y su padre, no pudo decir otra cosa más que asentir: A mi también me gusta la noche.

A Gloria le encanta asomarse por la noche a la terraza y ver la ciudad al fondo iluminada.

Ya no seré capáz de quejarme de que las noches son más largas, después de haber escuchado a Gloria hacer poesía.

2 comentarios:

Mayka dijo...

Es curioso como reaccionan ante ciertas cosas que a lo mejor nosotros ni le damos importancia, para que luego digan que están metidos en su mundo, aprecian lo que les rodean y lo que les llama la atención y son capaces de hacerlo con la intensidad con la que lo ha hecho Gloria. Sencillamente genial.

Querida family, yo aborrezco el tema de los cambios de la hora, me trastocan un montón. Me encanta que Gloria lo lleve bien. En fin, supongo que cuando lo hacen es porque realmente servirá para algo. Abrazos :)