8 años y muchos logros. Feliz cumpleaños.

Por fin se ha hecho realidad. Este año, la fiesta de cumpleaños de mi hija ha sido una celebración a la que han acudido con total normalidad la mayoría de sus compañeros de clase. 

Hasta ahora no había sido posible. Primero porque ella no entendía lo que significaba esta fiesta a nivel social. Después porque a ella  no se le ocurría invitar a sus amigos del colegio, no eran centro de su interés,  ni tampoco era invitada a fiestas de sus compañeritos de clase. 
Finalmente,con el paso de los años si empezaron a llegar algunas invitaciones, acudiendo a fiestas de otros amigos y ella poco a poco  ha ido entendiendo en qué consisten todas estas normas sociales: corresponder invitando a los que te invitaron, elegir a los amigos que deseas que acudan a tu fiesta y hacer las invitaciones de cumpleaños... y aceptar que quizá alguno no quiera o no pueda venir, sin hacer ninguna tragedia ni obsesionarse con ello. 

Este año ella tenía mucha preocupación porque no sabía si los niños y niñas iban a querer ir a su cumpleaños, pero al final si que pudieron venir muchos amigos y lo pasaron estupendamente todos juntos.

Para una niña como ella, con tantas dificultades para entender las normas sociales, un evento como este, es un cúmulo de aprendizajes justo en uno de sus puntos menos fuerte, la comunicación social:
Recibir a los invitados, jugar con ellos, merendar, soplar la tarta, recibir los regalitos...
Además aprender a que algún regalito puede estar repetido y se puede cambiar sin que pase nada, sin llorar, sin bloquearse...Ser el completo centro de atención sin perder en ningún momento el control de la situación...
Al final de la fiesta estaba agotada y me dijo: "Me quiero ir a casa. Me lo he pasado muy bien. Han venido más niños del colegio que el año pasado. No he hecho ninguna pataleta."

Fue una especie de grito "¡Prueba Superada!"

Asi, hemos cerrado un ciclo. Podemos decir que hemos conseguido muchos objetivos casi inimaginables hace dos años. 


Ahora nos queda la labor de seguir avanzando, ayudados por la complicidad de esos niños y niñas que respetan a mi hija, la quieren, la sobrellevan cuando se pone muy nerviosa y están aprendiendo a ayudarla a que se tranquilice, ayudarla a  mejorar su conducta social. Son un equipo. 
Juntos si pueden. La ayudan, le dan modelos, alternativas... también le marcan nuevas metas que ella desea alcanzar, siendo una fuente inagotable de estímulo para ella. 
Y disfrutan junto a ella: pude verlos bailar, jugar, maquillarse, cantar...todos juntos.

Mi hija desea ser como los demás, más que nada en el mundo. Se esfuerza mucho para conseguirlo. Mucho más de lo que nadie imagina.

Cuando empezó la aventura de la inclusión educativa sabíamos que iba a ser duro, difícil para todos. Pero momentos como el cumpleaños el otro día, demuestran que si se puede. Y que merece la pena. No es fácil, requiere mucho entrenamiento, pruebas fallidas, días malos, problemas, situaciones difíciles, guiones sociales, horas y horas de terapias... pero una vez conseguido se nos olvida el esfuerzo empleado y sólo nos queda esa sonrisa.
Gracias a todos los niños y niñas que vinieron al cumple de mi hija y a sus familias. Gracias a los que siempre han estado ahí, apoyando en los momentos más difíciles, los que la han entrenado desde el día cero para conseguir llegar hasta donde ha llegado. Gracias a los que se van incorporando poco a poco a nuestro mundo, abriéndose a nuestra realidad y participando de ella con compromiso y alegría. Gracias a todos los que le dan una oportunidad a mi hija.

En un futuro puede que esos niños y niñas sean madres y padres. Y puede que alguno de ellos deba afrontar valientemente la paternidad de un hijo con diversidad funcional. Recordará sus días junto a aquella niña diferente pero igual en derechos, que tuvo su oportunidad junto a ellos y con ellos. Y sentirá que su hijo o hija será recibido en una sociedad mejor para todos.




3 comentarios:

MARICARMEN dijo...

FELIZ CUMPLE, GLORIA, TE ESCRIBO LO QUE ME DICE CLARA DE TI, QUE ERES MUY GUAPA, QUE BAILAS MUY BIEN, QUE TOCAS MUY BIEN EL PIANO, QUE DIBUJAS MUY BIEN Y QUE MONTAS MUY BIEN A CABALLO... Y CLARA HA CUMPLIDO AÑOS EL MISMO DIA QUE TU, TIENE MUCHAS GANAS DE CONOCERTE,
TE MANDAMOS LAS DOS MUCHOS BESOS

Ya estamos tardando en quedar un día en Madrid Sur... hay que ir planeando el encuentro. BESOS y mil gracias por los piropos!!

Rocio dijo...

Qué entrada tan maravillosa, tanto como imagino que resultó la fiesta para Gloria, y para todos vosotros como familia.
Qué bien sabe recoger los embrado, ¿verdad? Compensa tanto esfuerzo.
Me alegro mucho. Un abrazo.